davide groppi

luce indipendente

Proyecto FAB FOOD

Experimentar, cruzar la frontera del continente digital.
Una frontera supone siempre una tentación y la idea de participar en este proyecto se debe precisamente a la tentación de ir más allá.

Con nuestras soluciones ofrecemos la posibilidad de componer la luz en el espacio con la máxima libertad.
Como letras imaginarias de un alfabeto listas para anagramarse formando palabras y relatos.
Los relatos son nuestros proyectos de luz.

En el proyecto Fab Food de Elle Decor hemos utilizado algunos de nuestros artículos clásicos para experimentar con los que nosotros denominamos estados fundamentales de la luz.
La luz directa y “caravaggista” de Nulla o la sugestión suave y envolvente de Moon.
Cartesio, con sus reflexiones, refleja devuelve el espacio circundante, mientras que Sampei irrumpe con su extravagancia y elegancia.
Y, por último, Tetatet que propone la luz como ingrediente de la cocina o como elemento de socialización.

Las lámparas del proyecto Fab Food

Cada una de nuestras lámparas, cada uno de nuestros proyectos, siempre cela una historia que contar.
Y a veces son justo las historias las que nos estimulan para buscar la novedad.
A partir de aquí se desarrolla todo nuestro mundo.
Un mundo hecho de utensilios o de soluciones que denominamos de “luz dondequiera”, de cosas hechas a mano, de arte encontrado, de juego y de ironía y, por último, de propuestas para “luz fuera”.

La luz se convierte en una maravillosa ocasión para seducir y brindar emociones.
La luz para ver y sentir a las personas y los espacios.
Luz como visión, pero también como emoción.
Luz como misterio, profundidad y seducción.
Luz para iluminar. Luz para narrar. Emoción e invención.

La iluminación es fundamental para poder crear un recorrido emocional capaz de revelar puntos de vista inéditos, rincones y detalles sorprendentes.
La luz brinda profundidad e intensidad a las miradas, a los silencios y a las palabras.